JUAN LUIS MEDINA

Aunque desde pequeño ya construía casas con piezas de Lego o todo aquello que encontrara a su paso, fue a los 19 años, en una visita al restaurante Georges del Museo Pompidou de París, cuando Juan Luis Medina se dio cuenta de que lo suyo era diseñar espacios. “Cuando sentí la iluminación, la música, los elementos, las texturas, lo que se percibía dentro, supe que lo que quería hacer era eso y que lo que más me atraía era el local público”. Así, tras formarse en imagen y sonido y especializarse como fotógrafo y realización artística en su Alicante natal, comenzó su carrera como interiorista mezclando referentes visuales del cine, el arte, la escenografía y la arquitectura con Oscar Niemeyer, Cesar Manrique o Axel Vervoordt como iconos. “Además de para la sensibilidad estética, ser fotógrafo me acabó dando habilidad en el control de la iluminación de los espacios. Es casi como crear una escenografía en las que puedes generar unas sensaciones u otras en función de la necesidad”.

A los 28 años, en su nueva etapa en Madrid, estudió arquitectura de interiores en IADE y, tras pasar por varios estudios, en 2011 fundó Madrid in Love, con el que dejó claro desde el principio (con proyectos que fueron auténticos hitos como Dry Martina) que tenía un estilo propio: cálido y sofisticado con el que, sin embargo, prefiere no encasillarse. “El estilo se va educando y el mío va cambiando con el tiempo, con mis trabajos, mis experiencias, mis viajes o el arte que me interesa en cada etapa. Me gusta ser contemporáneo, con un concepto detrás y marcar la dirección hacia la que quiero ir”.

EL EQUIPO

Interioristas, arquitectos, diseñadores, expertos en los renders más punteros, creativos, diseñadores gráficos, estilistas, gestores... Madrid in Love somos mucho más que un estudio de interiorismo y diseño. Somos un equipo de decenas de profesionales que hacen posible cada uno de los proyectos que nos llegan. Con nuestro enfoque integral y nuestra experiencia tenemos un lema: prestar atención a cada detalle para que el resultado final sea único.